3 coberturas adicionales que necesita un seguro de ciclomotor frente a un seguro de bicicleta

3 coberturas adicionales que necesita un seguro de ciclomotor frente a un seguro de bicicleta

Ciclomotor vespa

Cuando hablamos de los seguros entramos en un amplio mundo con miles de posibilidades, donde se puede asegurar prácticamente todo ya que en esta vida, como bien se sabe, nada es seguro y ocurren los mayores imprevistos cuando más damos algo por hecho.

En este caso vamos a hablar de los seguros de ciclomotor, en específico las tres coberturas adicionales que necesitan este estos vehículos de motor frente a las coberturas con la que tendría que contar una bicicleta. Cada vez es más frecuente ver en las calles a estos dos vehículos, ya que representan la manera más cómoda y fácil para la movilidad urbana actual.

El seguro de la bicicleta

Es cierto que tener un seguro para la bicicleta no es obligatorio, no obstante, debido a la popularización de su uso y a los riesgos que esto trae, se han abierto nuevos debates que ponen en cuestión la necesidad de un seguro con unas coberturas mínimas para las bicicletas.

Por el momento, los seguros para las bicicletas son una opción que merece la pena ser considerada por todos aquellos que utilicen este vehículo como su medio de transporte habitual. Como ocurre con todas las cosas, cuantas más garantías queramos mayor será el precio del total, sin embargo, las coberturas básicas para el seguro de una bicicleta suelen resultar suficientes e incluyen lo siguiente: la responsabilidad civil, la asistencia en viajes y la defensa jurídica.

La responsabilidad civil protege al ciclista de los daños que este pueda causar a un tercero durante el desarrollo de su actividad, la asistencia en viajes le garantiza la ayuda que pueda necesitar si sufre un accidente durante el desarrollo de su actividad y, por último, la defensa jurídica es importante porque ofrece al ciclista el asesoramiento necesario y un abogado de representación en caso de que haya una reclamación legal.

El seguro del ciclomotor

El ciclomotor es un vehículo de motor para el cual es obligatorio la contratación de un seguro, por lo que la circulación sin el mismo puede suponer una multa entre los 600 y los 3.000 euros. El ciclomotor, al igual que la bicicleta, es un medio de transporte que cada vez menos más en las ciudades, sobre todo, cuando parecía que ya no iban a volver más.

No obstante, son un medio de transporte cómodo y fácil de manejar, además de barato, por lo que se han convertido en la opción perfecta para moverse por las ciudades, alcanzado una velocidad máxima de 45 Kilómetros por hora.

Así pues, al igual que rige la normativa de circulación para coches y motos, los ciclomotores están sujetos al Reglamento del Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil en la Circulación de Vehículos a Motor, una cobertura que garantiza los daños que se puedan ocasionar a terceros.

Las coberturas adicionales

Además de la cobertura de cubrir los daños que pueda ocasionar el ciclomotor a terceros, podemos enumerar al menos tres coberturas adicionales que se tienen que incluir en un seguro para el ciclomotor en comparación con el seguro con la bicicleta.

1. Cobertura en caso de robo

Las condiciones de esta cobertura deben ser pactadas con la aseguradora, no obstante, es una garantía que vale la pena contratar, sobre todo, si se utiliza el ciclomotor de forma habitual. Los robos de estos vehículos son muy frecuentes y más si no tenemos una zona segura y cerrada donde aparcarlo como, por ejemplo, cuando nos movemos por la ciudad.

Esta cobertura nos evitará pagar una cantidad mayor de dinero en el futuro y nos dará la seguridad de adquirir un nuevo ciclomotor con rapidez para continuar con el desarrollo normal de nuestras actividades.

2. Cobertura para daños ocasionados por un accidente

Circular con un vehículo de motor siempre implica un riesgo de accidente, ya sea de colisión directa o indirecta y, claro está, de variable intensidad. Aunque se pueda ver como una cobertura adicional que se puede o no contratar, está es muy importante y más en el caso de que los propietarios sean jóvenes.

Esta opción cubre todos los daños que se puedan ocasionar como fruto de un accidente y estos destrozos, aunque sean de una intensidad baja, pueden limitar la circulación del vehículo y su reparación suele ser un gasto imprevisto elevado para el que no todos están preparados.

3. Cobertura para gastos médicos

Esta cobertura es complementaria a la anterior ya que, a mayor velocidad mayor es el impacto que se produce en el caso de un accidente. La atención médica inmediata y efectiva debe ser una prioridad para cualquier conductor y más circulando en una ciudad y con la desprotección que supone el ciclomotor.

Lo que queda claro es que si quieres prevenir y evitar el mayor número de riesgos posibles, así como minimizar las consecuencias de los accidentes, lo recomendable es contratar más coberturas en tu seguro, teniendo en cuenta las que más falta te pueden hacer.

No hay comentarios

Deja un comentario

  • Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.