11 mayo, 2021

El enorme mérito de Mark Cavendish

El enorme mérito de Mark Cavendish

El regreso de Cavendish al triunfo alimenta una leyenda única

Sobre Cavendish hay mucha literatura y más opiniones.

Aquí mismo no le hemos profesado mucho cariño en más de una ocasión, le hemos considerado a veces socarrón, otras peligroso para sus compañeros de profesión, y no pocas veces hemos lamentado su doble vara de medir para algunas cosas, en especial el dopaje.

Dicho esto, también nos hemos descubierto ante un tipo que es uno entre un millón

En el boom ciclista de UK, Mark Cavendish es un hilo conductor, alrededor de él, se gesta y ocurren cosas importantes que han puesto una isla en el epicentro del ciclismo mundial.

Sólo cabe ver su palmarés, una barbaridad de los tiempos,  uno de los más laureados en activo, pero también de siempre.

Lo que construyó en el Tour, sólo superado por Eddy Merckx en ranking de etapas, es monstruoso, superando incluso a Bernard Hinault

Lo remató en una campaña, 2016, en la que muchos le dábamos por amortizado, pero volvió, agrando el legado en la mejor carrera del mundo e hizo dos platas muy simbólicas: en la americana de los Juegos de Río de Janeiro y en el Mundial de Qatar.

Viviani y Sagan evitaron el doblete.

Decimos que fueron dos medallas simbólicas por que explican la amplitud de este corredor que triunfó en carretera, pero que nunca perdimos de vista en sus raíces en la pista.

También explican el éxito británico, un chico que viene de la pista y acaba reinando en la ruta.

Cuando nos preguntábamos sobre la importancia de Wiggins, Froome y Cav, nos referíamos no sólo a su palmarés, también al legado de un ciclismo que sigue su camino con otros como Tao Geoghedan o Tom Pidcock.

Hace año y medio le disfrutábamos en sesión «saturday night» en los Seis Días de Gante y hace medio, tan sólo, sollozaba al final de una clásica belga, creo que en el Escalda, por que se veía con pie y medio fuera del ciclismo profesional.

Renovó la alianza con Lefevere en el Deceuninck y eso, está visto, es como pactar con el diablo, en toda la amplitud de la expresión.

Las tres etapas de la Vuelta a Turquía son el premio a la constancia e infinita fe de este ciclista.

Sabemos perfectamente que la Vuelta a Turquía no es un escenario top, pero es un paso intermedio para soñar, porqué no, que este corredor aún puede dar otras alegrías.

Mirad los años que Mark Cavendish lleva en liza, desde 2008 casi ininterrumpidamente siendo objetivo de miradas y expectación, todo en un deporte áspero que deja muchos en el camino pues no les gusta lo que el ciclismo les propone y cambian de vida.

Cavendish sigue en el redil, y le da a su estructura la victoria 800 de su historia, no pudo encontrar, con todo lo que ha pasado por «chez Lefevere», mejor firmante.

Imagen: ©Stuart Franklin/ Getty Images

Fuente: aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.